Recetas, experiencias y amor por la cocina...siempre en Pantuflas!

Secciones

Suscribite : )

Recibí novedades y beneficios!

Copita (+opción vegana): unir, simplificar, combinar

Una de las cosas que mas me gustan en todos los aspectos es simplificar la rutina. Sobre todo porque soy una persona a la que, definitivamente, no le gusta lo rutinario. Entonces, cuando llega la hora de cocinar en casa, agradezco tener a mano productos o preparaciones que unidas con un poco de maña y buen ritmo me den una comida en pocos minutos.

En estos días de verano en los que el calor no ayuda al movimiento pero dan ganas de comer algo fresco y dulce, te propongo una receta que cumple con lo mencionado antes. Preparaciones que funcionan solas o juntas, dulzura, frescura y poco, poquitísimo tiempo de armado.

A esto sumale que también podes hacerlo en opción vegana y/o más saludable y/o menos dulce y así. Suuuuper versátil. Os lo prometo ; )

El super plus? Podes hacerlo con la fruta de estación que esta siempre muy rica y barata pero también muy madura.

Que mas se le puede pedir a esta bella copita? Nada. Allá vamos…

Elegí las frutas con las que vamos a hacer la almibarada. Te sugiero frutas como la ciruela, la pera, el durazno y la naranja pero obviamente, como dije antes,  tooodo va bien.

Ponelas en un recipiente apto horno que sea profundo, recordá que va a producirse un delicioso almíbar. Después espolvorealas con azúcar común o mascabo. La fruta va a largar su propio azúcar así que tranqui, solo un par de cucharadas grandes por encima esta bien. Podes también agregar ramitas o polvo, esencia de vainilla(yo no soy muy fan porque tapa mucho el gusto de la fruta), gotitas de limón, ramitas de romero, estrellitas de anís, etcs de la imaginación : ) y… si no lo van a comer niños, podes ponerle un chorrito de alguna bebida que te levante el espíritu.  A saber: whisky, cognac, ron o vinito patero.

Una vez que la magia esté realizada, al horno con fuego medio y lo dejás tranquilito unos 10 minutos. Después lo vas a ver y si no se te desbordo o prendió fuego (es broma! Pero si paso eso volvé a empezar después que se vayan los bomberos) lo podes mezclar despacio y dejarlo 10 mas o hasta que tome la consistencia que a vos te guste. Ahora sí,  dejalo en la fuente y que se entibie solito.

En un bowl batí crema de leche con poca azúcar o edulcorante, que no quede muy dulce porque va a ser el acompañamiento que va a bajar la dulzura de la preparación. Una vez que la crema esta semifirme la juntas con la misma cantidad de queso crema, puede ser entero o light. Lo haces con movimientos envolventes y firmes para que quede bien unido pero sin bajar la crema. Dejalo enfriar en la heladera.

El topping, como se usa decir ahora, va a ser una mermelada. Puede ser la que utilizas habitualmente o podés hacerla con la receta de siempre que se encuentra en esta página.

Copita helada de crema y frutas tres capas con opción vegana

 

Armado

vaso largo, copa, taza de capuccino o copita chica como en la foto. Siempre es importante que sea transparente porque como ya sabemos se come con todos los sentidos, incluida la vista.

Cubrir un poquito menos de la mitad de la copa con la fruta almibarada. Varias cucharadas de la crema hasta casi un cuarto de la copita yyyy con ustedesssss la opción vegana: crema de castañas, yogurth con leche de coco o caju, etc.(recomiendo marca Laila Cocina Natural si sos de Mar del Plata o marca Vivet para el resto de Argentina) y lo terminás con una capa de menos de 1 cm de mermelada.  Mandás a la heladera o freezer si sos de los que aman que todo sea ¨helado¨y lo dejas.

Si no terminaste de usar todo en la preparación, excelente porque te quiero contar algo:

Si estás con la necesidad de algo dulce, el nene te dice que quiere postre o tu pareja te pide que lo sorprendas (este postre y un vinito blanco bien frío son la gloria) vas a la heladera y armas el postre bien rápido ya sea en copas o en una fuente de vidrio y la presentas. Ya tenés las partes hechas así que experimenta! Y convengamos que siempre va a ser más sano, más económico y más a mano que un postre comprado en el súper.

Cada una de las preparaciones te aguanta 3 o 4 días en la heladera. No es genial???

Como siempre te pido que me recomiendes, te recuerdo que me sigas en las redes para estar al tanto de todos los consejos pantufleros y te regalo mis dos frases preferidas:

Cést la vie

        &

Dolce far Niente

 

 

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *