Recetas, experiencias y amor por la cocina...siempre en Pantuflas!

Secciones

Suscribite : )

Recibí novedades y beneficios!

Justicia virtual vs gastronomía real: Mejorar la gastronomía

Desde siempre el acto de comer y beber ha tenido gran relevancia para los seres humanos. No tanto por el simple hecho de la supervivencia sino también como momento de placer y disfrute. Elegir el lugar, el menú, quienes nos van a acompañar y el motivo de estar sentados a la mesa crea momentos que pueden ir desde el mejor recuerdo hasta el más desastroso.

Como sucede con varios temas en las redes sociales, la gastronomía está sufriendo de un exceso de críticas y/o escraches. Los clientes han comenzado a inundar los muros y los foros con comentarios negativos sobre tal o cual lugar, incluso si el inconveniente ha sido mínimo para la mayoría de quienes lo leen.

Por otro lado también están los establecimientos que se confían de su momento de gloria y se permiten tratar al cliente de manera incorrecta, ya sea con demoras interminables en la atención, trato agresivo, platos mal elaborados, mala información en la carta, etc.

A todos los usuarios de la web nos gusta la excelencia. De hecho cuando compramos algo online, vamos a emprender un viaje, buscamos hospedaje o cualquier otro tipo de elección nos remitimos a averiguar lo positivo al respecto. De igual manera deberíamos intentar hacer con la gastronomía por dos motivos: primero porque al poner energía en hacer conocer lo mejor estamos premiando con nuestra opinión a quien lo merece, segundo porque, como dicen por ahí, quien tira al universo positivo, recibe positivo ; )

Ahora bien, nadie dice que si tenemos una situación grave con un establecimiento no la comentemos para prevenir a los futuros clientes. Hace unos días un contacto de Facebook me compartió un video donde el empleado de la caja de un pequeño restaurant le gritaba a unos clientes que le consultaban por alimentos apto para celiacos. Este hecho fue hace bastante tiempo pero mi conocido, gran conocedor de lugares para comer, estaba enterado de mi investigación sobre la critica gastronómica y me quería mostrar como de hecho estos tipo de ¨escraches¨, aunque indignantes y habiendo recibido un montón de vistas no son siempre efectivos. El lugar sigue abierto y si bien en mi visita reciente fue correcta la atención, seguía sin haber productos para celiacos disponibles. Pero también cabe aclarar que, teniendo conocimiento de lo que implica hacer alimentos para celiacos de la manera correcta como la patología lo merece, algunos establecimientos no están preparados para afrontar el reto. Entonces…que es lo condenable en este caso? El no tener alimentos de esta índole o la actitud absolutamente repudiable del empleado agresor?

En mi caso he pasado por algunas situaciones desagradables por ser vegetariana.  Desde panaderías en las que respondían con monosílabos y mala cara cuando consultaba por sándwichs de miga vegetarianos hasta ir a un lugar muy conocido de mi ciudad a almorzar en pleno invierno y que me sirvieran un sándwich super frío con queso y todas las verduras que tenían en la heladera sin ningún tipo de aderezo e incluso me cobraron lo mismo que costaba cualquier otra hamburguesa que incluía una generosa cantidad de papas fritas que en mi caso las obviaron porque claro, mi sándwich no estaba en el menú. Al tiempo veo una publicidad de este lugar anunciando un especial menú vegetariano con todo. En los comentarios les cuento lo que me había pasado y la respuesta fue que me esperaban ahora que si tenían menú vegetariano, lo cual era innecesario porque en el relato quedaba claro que la insatisfacción no era con ese punto sino con el mal manejo de la situación. A veces los lugares se hacen tan grandes o tan masivos que olvidan cuidar a cada cliente y se deja en manos de los empleados decisiones que deberían ser parte de la política del lugar.

El caso es que, teniendo en cuenta lo efímero de los escraches y lo poco colaborativas que son las opiniones negativas,  les propongo tratar de mejorar la gastronomía. Compartir las bellas experiencias, los lugares que nos deslumbran y nos permiten pasar buenos momentos, que se adaptan a los que necesitamos y nos respetan aun cuando no puedan cumplir con nuestras (justas y bien planteadas) exigencias.

Seamos constructores de lo que queremos para nosotros y para los demás. Desde los que nos sentamos en el salón de un restaurante hasta los que estamos detrás de los fuegos.

 

Vanesa Peralta Olivarez

Cocinera. Creadora del grupo de fb: Comer Tomar Opinar

 



3 thoughts on “Justicia virtual vs gastronomía real: Mejorar la gastronomía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *