Recetas, experiencias y amor por la cocina...siempre en Pantuflas!

Secciones

Suscribite : )

Recibí novedades y beneficios!

Inspiracion: Julie & Julia

Creo que cada tanto hay acontecimientos que se suceden de manera parecida. Cuando se han vivido tantas vidas a lo largo de la historia de la humanidad supongo que, de alguna manera, los conceptos infinito y aleatorio se relajan para darle paso a las agradables coincidencias.

Siempre me encantó la película Julie  & Julia. Supongo que es porque, así como Julie se inspira en Julia,  yo me inspiro y me identifico con ambas.  En sus treintenas, con actividades mediocres y sin hijos pero con el apoyo de esposos increíbles, estaban a la búsqueda de un cambio de vida. Y es así que ante la necesidad de ser salvadas de la rutina apareció, como por casualidad  pero desde un lugar muy profundo de sus corazones, la cocina.

 

Hacer lo que amas es como meditar

Recuerdo que al poco tiempo de estar casada estaba lidiando con una dolencia crónica, trabajando full time y estudiando inglés. Llegaba a mi casa alrededor de las 20 hs y la cocina que teníamos en ese momento era una de las más pequeñas que yo había visto en mi vida. A decir verdad era un espacio con una bacha, un horno y un termotanque enorme que perdía mas agua de la que contenía pero para mí era mi cocina, mi santuario.

Los sábados salía a recorrer los mercados que me gustaban (desde el de pequeños productores hasta los del barrio chino) y de esa manera todos los días de la semana, al llegar de clase estaba lista para sumergirme en mis ingredientes especiales y los platos que salían de mis libros. Como si fuera una especie de meditación, cocinar siempre me permitió ese momento de relajar la mente y no pensar en nada mas que en cortar, pelar, mezclar, cocer y emplatar. Como dice Julie:

  • Sabes que me encanta de cocinar?
  • Que te encanta?
  • Que después de un día en que nada es seguro y cuando digo ¨nada¨quiero decir ¨nada¨, puedes llegar a casa y saber con certeza que si le agregas yemas de huevo al chocolate, azúcar y leche se va a espesar. Eso me reconforta.

 

El camino hacia los logros

Julia Child logro ser el icono de la cocina francesa siendo americana e imponiendo un estilo totalmente desestructurado muy alejado de los canones franceses. Para mi cumpleaños del año pasado mi esposo, (si, ese esposo que se parece tanto a los de Julie y Julia) me regaló los dos tomos de El Arte de la Cocina Francesa. Bellísimos, enormes, con prólogos inspiradores y recetas super french permiten un poco comprender el espíritu de Julia y los porque de su éxito. Pero eso va a ser material de otra nota ; )

Julie Powell logro, a pesar de su empleo de tiempo completo, los miedos y  vicisitudes en el proceso de escribir el blog, hacer conocer su historia y escribir un libro. Hoy, por lo que pude averiguar en Instagram, es la exitosa dueña de una editorial. Quizá algún día pueda conocerla y contarle como su hastío del cubículo del call center, sus frustraciones y su amor por cocinar son iguales a los míos.

El caso es que ambas fueron rechazadas, tuvieron miedos, se frustraron y  tuvieron que volver a empezar. Como muchos de nosotros ahora y antes.

Por eso todo esto me hace pensar que no importa de donde vengas ni la edad que tengas, tampoco importa si tenés los mejores títulos o las mejores conexiones, solo importa el amor y la generosidad que pongas en lo que hagas… porque la gastronomía tiene ese “je ne se quoi” que nos enamora, salva y  une con cada persona en el mundo que disfruta del maravilloso arte de comer.

Gracias Julia. Gracias Julie. Gracias a la cocina. Y…Bon aaaaaapetit!!!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *